La ANLA acompañará incorporación de cambio climático en proyectos de interés nacional

La ANLA acompañará incorporación de cambio climático en proyectos de interés nacional

“Lo que necesitamos no es un enfoque incremental, sino un enfoque transformador y necesitamos que las empresas se unan detrás de la ciencia al tomar medidas rápidas y ambiciosas en sus operaciones y cadenas de valor”, fueron las palabras de António Guterres, secretario general de Naciones Unidas, al término de la Conferencia de las Partes COP25 en Madrid, España.

La reflexión del funcionario, sumada al objetivo del encuentro: duplicar los esfuerzos en la lucha contra el cambio climático y fijar reglas del funcionamiento mercados, discutir temas de transparencia, daños y pérdidas y la necesidad de llegar a carbono cero en 2050, entre otros, toma una importante relevancia frente al papel de entidades como la ANLA en Colombia, que trabajan por incorporar estas consideraciones a su actividad misional.

Es indiscutible que se requiere poner en marcha medidas rápidas y transformadoras pues no será suficiente con aplicar cambios progresivos. Para ello, la Autoridad Nacional de Licencias Ambientales, ha venido estructurando una estrategia para fortalecer la planeación de proyectos sujetos a licenciamiento ambiental de competencia de la entidad, con el fin de incorporar consideraciones de cambio climático que contribuyan al desarrollo bajo en carbono y resiliente al clima, en línea con la Política Nacional de Cambio Climático y la Ley de Cambio Climático.

Dichas acciones promueven el cumplimiento de las metas nacionales en torno al cambio climático definidas frente al Acuerdo de París. En ese contexto, la autoridad ya está en capacidad de mostrar avances, por una parte, el fortalecimiento de equipos técnicos de la entidad como el de regionalización, incorporando de forma paulatina análisis de cambio climático en el proceso de gestión del conocimiento regional y sectorial para la evaluación y seguimiento ambiental de proyectos.

Así mismo, los equipos de geomática y tecnología han trabajado en la publicación de la información oficial más reciente de cambio climático del país para uso y se ha puesto en marcha una herramienta de consulta a través de la plataforma Ágil http://sig.anla.gov.co/index.aspx que hoy permite a los proyectos de los sectores de hidrocarburos, minería, infraestructura y agroquímicos conocer cuál es la condición de su proyecto, obra o actividad frente a los escenarios de cambio climático y los análisis de vulnerabilidad y riesgo publicados por el IDEAM en Tercera Comunicación Nacional de Cambio Climático.

De manera adicional, esto permite a los nuevos proyectos en fases de prefactibilidad tener en cuenta esta información a la hora de tomar decisiones clave para su proceso, tales como ubicación, diseño, construcción entre otras, que permitan definir el riesgo asociado al cambio climático.

En el marco de las agendas firmadas con los sectores productivos se han adelantado jornadas de gestión del conocimiento en relación con cambio climático con el ánimo de fortalecer los procesos de planeación anticipada de los proyectos, sustentado en el reconocimiento de las condiciones actuales y futuras frente al clima.

Se trata, como señaló el director de la ANLA, Rodrigo Suárez Castaño, de “un proceso que va acompañado de un esfuerzo por generar una visión cada vez más preventiva y menos reactiva para afrontar uno de los retos más grandes que tiene la humanidad hoy en día que es el cambio climático. Considerando lo anterior y en aras de proponer estrategias para mejorar la ambición de las medidas de adaptación nacionales, “esta entidad se encuentra organizada y con la capacidad de acompañar los procesos que consideren necesarios y aportar en la incorporación de cambio climático en proyectos de carácter nacional que puedan reducir la vulnerabilidad y aumentar la capacidad adaptativa del país”, explicó el funcionario.

En línea con el informe de disparidad de las emisiones publicado por Naciones Unidas en noviembre de este año, que resalta que las energías renovables y la eficiencia energética son elementos clave para lograr una transición energética satisfactoria y para reducir las emisiones de CO2 relacionadas con la energía. Desde la autoridad se han otorgado certificaciones ambientales para acceder a incentivos tributarios para proyectos que generan beneficios ambientales, como los asociados a la reducción potencial de emisiones. En 2019, los proyectos de eficiencia energética evaluados, reportaron un beneficio ambiental de emisiones evitadas de 627.388,16 tCO2 y cerca de 49.848.51 tCO2e en proyectos asociados a Fuentes No Convencionales de Energía Renovable (FNCER).


Imprimir